Lizt Alfonso, la animalista

Lizt Alfonso, la animalista

Lizt Herrera Alfonso (La Habana, Cuba, 25 de agosto de 1967), más conocida como Lizt Alfonso, es una coreógrafa, directora y pedagoga de amplio reconocimiento internacional. Fundadora, directora y coreógrafa de su propia compañía Lizt Alfonso Dance Cuba, desde 1991. Es también amante de los animales y una de sus defensoras. En esta ocasión, nos cedió esta entrevista con el fin de apoyar el avance de la causa animalista en Cuba y la necesidad de una ley de protección animal, y para dar a conocer más sobre su pasión por los animales.

—Si pudieras ser un animal, ¿cuál serías y por qué?

—Siempre me han gustado las jirafas: esbeltas, elegantes, maternales, inteligentes, pacíficas siempre que no las provoquen, y más.

—¿Cuántos años vivió tu última mascota? ¿Algún recuerdo especial que quieras contar?

—He tenido mascotas desde la adolescencia y todas ellas han sido maravillosas. También tienen un denominador común: todas han sido adoptadas, ya sea porque su familia ha emigrado o porque las botaron a la calle. Incluso, uno me escogió a mí en vez de yo a él. Se llamaba Tito y vivió más de catorce años. Él era como un alma gemela, nos conocíamos y entendíamos muy bien.

—Háblanos un poco de los animalitos que tienes ahora: ¿cuáles son sus nombres? ¿Qué travesuras hacen? ¿Qué aportan a tu vida y a la de tu familia?

—Ahora tenemos dos perras: Rubí, a quien también llamamos Macuqui, y Manchita. Ambas llegaron porque fueron dañadas y abandonadas. Las dos recorrieron un buen trecho hasta llegar a mi cuadra y allí se quedaron. Rubí vive con nosotros y Manchita vive la mitad del día con nosotros y la otra mitad en la casa de al lado. Ella tiene dos casas y dos familias que la adoran. Manchita viene en la noche y duerme con nosotros, y en la mañana, cuando nos vamos a trabajar, se va para la otra casa. Muy inteligente Manchi; todo por no estar sola. Cuando nos mudamos a esta casa ya los gatos estaban por acá, pero poco a poco se han ido avisando de que aquí, en el patio de la casa, los queremos y varios vienen a visitarnos. Ahora hay tres que son nuestros: Rayi, Juani y Gozi. Todos ellos son nuestra responsabilidad y tenemos el deber de aportar a su bienestar porque son parte de la familia y, a la vez, son un bálsamo de alegría y fidelidad en nuestras vidas.

—¿Cómo ayudarías a los animales abandonados? ¿Crees que puedes hacer más por ellos?

—¿Cómo los ayudo?, bueno, hemos recogido en varias ocasiones animalitos maltratados y deteriorados en la calle. Algunas veces hemos logrado salvarlos y en otras ocasiones no, pero al menos, al final de sus vidas han sentido que, de alguna forma, fueron amados y atendidos.

Creo que puedo hacer mucho más. Si lográramos organizarnos, podría trabajar desde la creación de consciencia para la adopción y el cuidado, hasta la propia adopción, pues las personas que me rodean son muchas. Soy de las personas que piensan que siempre se puede hacer más en cada cosa de la vida.

Lizt Alfonso, Directora de la Compañía Lizt Alfonso Dance Cuba, La Habana, Cuba

—¿Cómo ves la protección animal en Cuba? ¿Qué crees que se pueda mejorar? ¿Ves necesario la aprobación de una ley de protección animal en Cuba?

—Creo que hay que hacer y no demorarse más, pero lo que más me preocupa es que no veo voluntad por parte de las autoridades para evolucionar en este tema y llegar a lo que debe ser. Porque en un primer momento parece que hablamos solo de perros y gatos, pero también hablamos de los demás, como los de los zoológicos, hablamos de todos los animales. Yo viví lo que fue el Período Especial en Cuba y recuerdo perfectamente lo terrible que fue para las personas, así que nos podemos imaginar lo terrible que fue para los animales. No quiero que cosas como esas vuelvan a suceder, ni para nosotros, ni para los animales; para ningún ser. Entonces, necesitamos que todo eso aparezca en blanco y negro para poder protegernos y protegerlos.

—Está demostrada la relación que existe en muchas ocasiones entre el maltrato animal y la violencia intrafamiliar, donde agredir a una mascota en la casa se hace para intimidar a los demás miembros de la familia. ¿Qué crees de esto?

—Me parece una bajeza, algo horrible que no debe suceder.

—El arte, la danza, la música juegan un papel muy importante en cualquier sociedad y a la vez enaltece el alma de quienes lo disfrutan. ¿Cuánto puede aportar estas manifestaciones artísticas al bienestar animal? ¿Qué relación pudiera existir?

—Existe una gran relación desde siempre. ¿Cuántas obras de música, literarias, plásticas, de ballet, películas, existen con historias sobre animales? Muchas, hermosas y grandiosas, han trascendido fronteras de todo tipo y están ahí para deleite de todos. La relación es clara y siempre en positivo.

—En las últimas semanas se ha incrementado la desinformación en cuanto a los animales y el Covid-19, a pesar de los reportes oficiales de la OMS y el Minsap, donde, hasta la fecha, no se ha demostrado que los animales puedan transmitir el virus. ¿De qué manera se puede hacer contraofensiva a esos criterios errados que no tienen fundamento científico? 

—Haciendo el mensaje más claro para el entendimiento; de eso se trata. No hay que sembrar duda donde no hay fundamento, y más en un tema tan delicado que compromete la vida de seres vivos.

—¿Qué mensaje transmites para todos los protectores y amantes de los animales que siguen y admiran tu trabajo?

—Les agradezco su cariño y que cuiden de sus animalitos, que sabemos son un miembro más de la familia.

por Javier Alejandro Larrea Formoso

Tomado de: https://elrefugiocuba.org/2020/06/19/lizt-alfonso-la-animalista/ 

, , ,