La misión transformadora del arte

La misión transformadora del arte

Lizt Alfonso, desde niña es apasionada por el ballet y ha hecho un largo recorrido en la Danza. Son muchos los premios y reconocimientos que ha conseguido en todo el mundo. Leo su enorme ficha técnica, y me sorprendo.  Todo este trabajo, que más que trabajo, como siempre digo, es una obra de infinito amor, logra sembrar y desarrollar muchos beneficios en todos los sentidos: los más pequeños aprenden junto con la danza muchas cosas: música, artes plásticas, disciplina, a tener objetivos de vida, a trabajar solos con exigencia y en equipo, compartiendo retos y motivaciones, todo bueno para la vida. A su vez la familia es tributaria de esos beneficios que ellos reciben y por consecuencia, el vecindario, la ciudad, la sociedad.

P. MANUEL:

¿Qué te motivo simultáneamente a fundar este Ballet no solo como una expresión artística, sino también como un espacio para tantas niñas y niños de distintos extractos sociales de Cuba?

LIZT:Lizt Alfonso Dance Cuba, la compañía, se creo en 1991, cuando Cuba comenzaba a sufrir los embates de una de las etapas más duras de su historia, que se llamó ¨Periodo Especial¨, que trajo como consecuencia la escasez de todo lo elemental que las personas necesitábamos para vivir. – Y un año después (1992) se creó la Escuela, que en esos comienzos se pensó como una forma de recoger e incentivar a todos los niños y niñas que, una vez que terminaban sus clases de escolaridad, quedaban un buen tiempo ¨varados¨ en la calle mientras sus padres estaban en el trabajo. Así comenzó todo. Unas sesenta niñas y sus familias de acercaron para acompañarnos en este viaje de casi 30 años.

– Después a través del tiempo esa escuela se convirtió en: Círculos de Interés, para los pequeños de seis años; Talleres Vocacionales para los que tienen entre siete y catorce años y tienen la danza como un hobby; y el Ballet Infantil, el Juvenil y la Carrera Profesional para los que quieren ser profesionales de la danza. 

-Después de casi treinta años de experiencia, hoy la mayoría de esos niños son jóvenes estudiosos, dedicados, emprendedores, inspiradores, etc., en Cuba y los distintos países del mundo en donde viven. Soy de los que creen con vehemencia que un mundo mejor es posible y que el amor es una fuerza invencible y sabemos que viene de la mano del que todo lo puede que nos sostiene y amplifica para poder realizar la obra maestra.


P. MANUEL: Muchos estamos convencidos que la Belleza absoluta es Dios, y el artista, de alguna manera, participa de esa cualidad a través de sus obras, sobreviviendo esas incluso al artista. Decía Simone Weil , “(En el arte verdadero) existe casi una es pecie de encarnación de Dios en el mundo, cuya belleza es el signo. La belleza es la prueba experimental de que la encarnación es posible” Chiara Lubich , mística de nuestro tiempo, dice: “El artista, en cierto modo, dona lo más hermoso de la
tierra: el alma humana”.

¿Crees que lo que tú realizas con la danza ha sido posible gracias a este don de la belleza que Dios nos da?

LIZT: Mi madre me enseñó que uno no crea nada, que la creación viene de la vida, la verdad y el amor que son omnipresencia divina. Eso es lo que pongo o intento poner en práctica cada día. Tanto al realizar una nueva coreografía, como en el entrenamiento para los bailarines/profesores, como en todo. No es tarea fácil, pero si lo llevas de forma coherente, auténtica, podrás crecer desde los errores que inconscientemente cometas, y los aciertos no solo te harán feliz, sino que se multiplicarán, que es lo que ha pasado con Lizt Alfonso Dance Cuba.

P. MANUEL: Dice Albert Camus: “A menudo quien ha elegido ser artista porque se siente diferente, llega a comprender muy pronto que no alimentará su propia arte y su diversidad, si no busca la semejanza con los demás. El artista se forja en el perpetuo ir y venir entre sí mismo y los demás, a mitad camino entre la belleza (de la cual no puede abstraerse) y la
sociedad (de la cual no puede huir)” .

¿La cercanía y el trabajo con tus alumnos y las maestras, te ha “quitado algo o te ha enriquecido en tu trayectoria artística?

LIZT: Una constante en mi obra coreográfica (hago siempre el guión, la dramaturgia de cada una de las escenas de mis coreografías) es precisamente esa relación, individuo sociedad, el individuo vs el colectivo, el artista y su relación con el público.
Eso está en el espectáculo ALAS, por ejemplo, en el primer acto de forma dramática y en el segundo acto de forma cómica, humorística. Y fue precisamente un experimento que partió desde: cómo se llevan estos temas dentro de una compañía de arte-danza, como la nuestra, como un micro mundo y a partir de ahí, cómo sucede en la sociedad en la que vivimos en Cuba y después cómo en el mundo. El resultado fue hermoso, doloroso, fuerte, porque viajamos de la persona a la sociedad y sus relaciones. La Escuela de la compañía y sus  maestros que son los mismos bailarines, en su mayoría activos, hacen un
cuerpo que tiene una metodología que a una la enseñanza de la danza fusión en la que ellos mismos han sido educados, pero a la vez mantiene el margen de que cada uno de ellos puede aportar su talento individual en la obra coreográfica que
realiza para su grupo de estudiantes, siempre ha sido de esta forma. Esto da riqueza, diversidad y continuidad a la obra macro de la Compañía.


P. MANUEL:

¿Para una artista joven hay un punto fijo y luminoso que le da la fuerza y la capacidad en el propio arte y es fuente continua de inspiración?

LIZT: Soy una persona de fe, e intento mantenerme firme y mirar cómo se ilumina el camino. Y es difícil lograrlo, viviendo entre incomprensión, carencias, pero siempre pienso que esa misión transformadora del arte me da la posibilidad de enseñar
a cada grupo, a cada generación de estudiantes y después profesionales, que existe otra realidad y que está en
nuestras manos la capacidad de llevarla a la práctica, como lo hacemos en la Compañía.

P. MANUEL: Por tu gran labor social a través de la Escuela Lizt Alfonso Dance Cuba y tu constante dedicación
por educar a los niños.

¿Nos puedes decir qué significa el nombramiento de UNICEF como embajadora?

LIZT: En casi 30 años he visto muchas cosas de las que nunca hubiera querido saber: maltrato, alcoholismo en la familia, pérdida de uno o ambos padres, en fin un rosario desagradable que, por suerte es minoritario, pero en todos los casos los niños o niñas, han llegado a ser hombres y mujeres de bien. Cuando los sé hoy profesionales o con un oficio aprendido y trabajando, amantes de las artes y con sus familias centradas y amorosas, respiro con regocijo en el alma.

P. MANUEL: Te preocupas, como Directora y Maestra en la formación integral, de los niños y el ambiente
que les rodea

¿Es posible este “sueño” de integración que se necesita en la danza, con todo el individualismo de la persona y de la sociedad y los problemas que les causan?

LIZT: Claro que es posible, los resultados a través de los años, lo han demostrado. Con los padres, las familias, etc de los estudiantes, desarrollamos una serie de actividades programadas: la visita guiada a la sede de la Compañía para que conozcan por dentro el lugar donde sus más pequeños pasan algunas horas de su vida aprendiendo la danza que tanto disfrutan; el conversatorio, que participan todos los padres o tutores y sus hijos de una conversación en la  que el maestro del grupo y sus asistentes cuentan como han llegado a ser los artistas y maestros que hoy son y después reciben preguntas y de
forma amena comparten vivencias, experiencias que pueden ser útiles a la familia y los nuevos educandos; las clases demostrativas, en las que la familia va al salón a ver con sus propios ojos cómo es el trabajo que realizan sus pequeños en las clases y por supuesto las presentaciones que realizan varias veces al año en los principales teatros de la ciudad.

Por el P. Manuel Cruz Navas

 

, , ,